El PP de Sabadell condena los actos vandálicos y las agresiones a policías de los grupos violentos de extrema izquierda.

  • Gesa: “Es indignante que la izquierda no condene con firmeza estos actos antidemocráticos y totalitarios por parte de elementos fascistas de extrema izquierda.

27/03/2014.  El pasado 22 de marzo se desarrolló una manifestación en Madrid en la que participaron las llamadas marchas por la dignidad.

En el libre ejercicio de sus derechos miles de personas se manifestaron para trasladar a los gobernantes sus reivindicaciones.   Pero fue al finalizar el acto cuando varios cientos de individuos de grupos antisistema y de extrema izquierda, perfectamente organizados como guerrillas urbanas, desataron una batalla campal que provocaron destrozos en las calles de Madrid por valor de cerca de un millón de euros y graves lesiones a agentes de la policía.

Los violentos estaban pertrechados con tirachinas con bolas de acero, ‘lanzas’ artesanales, barras de hierro y lanzacohetes, entre otros objetos. Estas fueron algunas de las armas que usaron los manifestantes que actuaron en los disturbios posteriores a las ‘Marchas de la Dignidad‘ y que provocaron traumatismos craneoencefálicos, heridas por arma blanca, brechas, dientes y huesos rotos, lesiones graves y heridas a los agentes de policía. En un alarde de su inhumanidad y certificando con ello el carácter fascista y radical que les carcteriza los manifestantes gritaban a los sanitarios del Samur que atendían a los agentes que los dejasen morir.

Gesa: “Somos conscientes que estos grupos radicales son una minoría y que la gran parte de las personas que se manifestaron en Madrid lo hicieron pacíficamente. Creemos que la actuación de los violentos desvirtúa el objeto de la manifestación y perjudica gravemente a sus objetivos. Por ello no entendemos que los organizadores del acto sean tan comprensivos con estos individuos que reflejan la peor parte de la sociedad”.

 

Gesa: “Es indignante que la izquierda no condene o condene con la boca pequeña estos actos antidemocráticos y totalitarios por parte de elementos fascistas de extrema izquierda. No hay justificación ninguna a la violencia. Pretender conseguir en la calle por medio de la violencia lo que no reflejan las urnas es fascista y propio de dictaduras totalitarias y crea un mal precedente en nuestro sistema democrático y el Estado de Derecho”.