El Partido Popular se muestra indignado ante la aprobación de la propuesta de la Junta de Portavoces contra el Tribunal Constitucional

 18.11.2015.  El Gobierno Local ha convocado una Junta de Portavoces extraordinaria para presentar una propuesta que pretende poner a los ciudadanos de Sabadell al lado de la ilegalidad y fuera del Estado de Derecho, comenta el Portavoz del Partido Popular, Esteban Gesa.

La propuesta es un compendio de falsedades, pues ni Cataluña es una nación, ni la Soberanía reside en exclusiva en el pueblo catalán,  ni la Generalitat y sus leyes son las únicas a las que están sujetas los ciudadanos, ni la decisión de romper España puede recaer exclusivamente en una parte del pueblo.

Las mentiras, por mucho que las repitan mil veces, no se convierten en verdades. Y  la propuesta que presentan a la Junta de Portavoces es un disparate y un engaño en todos sus términos.

Esta propuesta la han presentado varios municipios en el Pleno Municipal y aquí quizá no se atreven a hacerlo en el pleno y lo hacen a través de la Junta de Portavoces para que los sabadellenses no sepan los posicionamientos de determinadas formaciones a las que muchos votaron pensando que no eran independentistas y ahora forman parte de un gobierno claramente soberanista y apoyan, como en este caso, sus posturas más extremas.

Suponemos que los Señores de Unitat pel Canvi y de Guanyem  deberán dar alguna explicación a sus votantes. Los intereses personales no deberían estar por encima de los principios.

El Gobierno Local parece empeñado en ponerse al margen de la legalidad, saltándose las reglas democráticas y pisoteando el Estado de Derecho, pidiendo la impunidad para aquellos que pisotean los derechos y las libertades de 45 millones de españoles. Una democracia y un sistema avalado por la gran mayoría de ciudadanos, incluidos las mayoría de los catalanes.

Desde el Partido Popular pedimos al Gobierno Local que se dediquen a trabajar en lo que realmente importa a los ciudadanos, que limpien las calles y arreglen los parques, que reactiven la economía local ayudando a los comerciantes y que promuevan la creación de empleo y no expriman más a los vecinos subiendo los impuestos.  Eso es lo que el pueblo pide.